TIPOS DE REMATES Y CÓMO ADQUIRIRLOS

Cuando se quiere encontrar una vivienda a “buen precio” o “no tan cara”, una opción que suele pasar por la mente es recurrir a las casas adjudicadas o en remate. Es importante conocer cuáles son los tipos de remates que existen, de esta manera podremos identificar cuál de ellos se ajusta a nuestras necesidades.

Admin UBR

Escrito por:
Admin UBR

Un remate inmobiliario es un proceso judicial en el que un juez ordena la venta en remate de un inmueble, ante una demanda en contra de un acreedor que no ha cumplido con sus obligaciones y por ello, su inmueble se pone a la venta al mejor postor. Existen diversas razones por las cuales se pueden llegar a esta instancia (hipoteca, demandas, deudas, etc.)
 
 
El INSTITUTO DE CAPACITACIÓN HIPOTECARIA E INMOBILIARIA nos enseña de qué manera se catalogan los remates inmobiliarios en México:

- BANCARIOS: se presentan en caso de que el banco hipoteque un inmueble, y el particular no lo pueda pagar, por lo que automáticamente pasa a ser propiedad del banco, quien se encarga de subastar la propiedad para cualquier interesado sin realizar la escrituración, generando una cesión de derechos adjudicatarios a quién lo compre con lo que se convierte en el propietario del inmueble, esta compra se debe formalizar ante un notario público.

- JUDICIALES: este tipo de remates se subdividen en litigiosos y adjudicados, se definen como ventas de bienes inmuebles que se subastan en un juzgado, respecto a las deudas no cumplidas, donde se le pone un precio de salida al inmueble (puja), en el que los interesados compiten entre sí para adquirirlo, en este caso el mejor postor requiere generar una operación de contado sin excepción para adquirir el inmueble.

- PARTICULAR O PRIVADO: se da el caso con personas que se encuentran en un apuro económico o no pueden pagar su crédito, en este caso para adquirir la propiedad se pueden meter créditos Infonavit, bancarios o incluso hacer el pago de contado, siempre y cuando esté al corriente con las mensualidades.


¿CÓMO ADQUIRIRLOS?
 
Los remates bancarios se pueden adquirir a través de compras de crédito y de contado con un 80% de seguridad en las operaciones financieras ya que se compra directamente al banco y se evita lidiar con problemas legales.

Por otro lado para los remates judiciales están recomendadas a aquellas personas que dominan el ámbito legal, o cuenten con el respaldo de un bufete de abogados, es importante tomar en cuenta que el costo de la propiedad puede ser bajo, pero los gastos legales van a ser altos, ya que se debe tomar en cuenta revisar: predial, agua, luz, que nadie viva ahí, honorarios de los abogados, etc.
 
En el remate particular se ofrece a un monto mínimo, y este monto es la base de las ofertas de los compradores, es decir, el bien se venderá a un precio igual o superior al monto mínimo. El monto mínimo se fija de manera arbitraria en un remate particular (siempre y cuando este no sea elevado, de ser así, simplemente nadie comprará el bien, y entrará a jugar la ley de oferta y demanda).
 
Es importante:
  • Valuar la propiedad para saber si se está realizando una buena inversión
  • Investigar al deudor y los juicios que tenga en su contra
  • Verificar el crédito hipotecario
  • Líneas de crédito
  • Deudas a pagar
  • El estatus de la propiedad ante el Registro Público de la Propiedad, etc.
Analiza tu perfil de inversionista y determina los gastos de inversión, así tendrá una perspectiva de ganancia mucho más clara.
 
Si te ha gustado este artículo y quieres seguir aprendiendo consejos sobre BIENES RAÍCES no olvides visitar nuestras redes:
 
 

Descúbre el próximo artículo de UNIVERSIDAD DE BIENES RAICES

https://www.facebook.com/universidaddebienesraices/?ref=bookmarks

Opiniones de los medios

Universidad de Bienes Raices 2018 Todos los Derechos Reservados